CAFE GIJÓN

La partitura interminable

Los Cafés literarios, como el Gran Café de Gijón, constituyen algo más que un café tradicional. Son instituciones culturales, símbolos de la ciudad que les alberga, son repúblicas de sueños para los artistas, los creadores, para los intelectuales. 

El Gran Café de Gijón fue fundado en la primavera de 1888 por el emprendedor y nostálgico gijonés Don Gumersindo García, que bautizó a su negocio, ubicado entre la Cibeles y Colón en el Paseo de Recoletos número 21 de la llamada Villa y Corte de los Milagros, Madrid, con el nombre de la ciudad que le vio nacer. Aquel asturiano escribió las primeras notas musicales de este Café, cuya composición continúa escribiéndose bajo la dirección de nuevos “músicos”, los nuevos regentadores. 

El local estaba dividido en dos partes. En uno de los lados se servía el café a los clientes que llegaban en carruajes hasta la puerta, en el otro lado estaban las cocheras. Lo que no se podía figurar el fundador es que con el tiempo el gran Café de Gijón llegaría a ser celebridad, una institución, el Café más famoso de España, uno de los Cafés más prestigiosos del mundo, incidiendo en la vida sociocultural de los avatares de España

José Bárcena

Pulse aquí para continuar leyendo

 

 

 

La Leyenda del Gijón


Descubra en este reportaje ,emitido en Televisión Española, uno de los referentes de la vida cultural española del último siglo. Es difícil visitar Madrid sin oír hablar del café Gijón. Escritores, pensadores o artistas se han sentado en alguna de sus mesas desde que abrió sus puertas en 1888. Las tertulias entre sus paredes fueron, durante décadas, símbolo y referencia de los intelectuales más ilustres de nuestra historia. Desde Ramón y Cajal a Pio Baroja, Perez Gáldós o Valle-Inclán.